Melilotus officinalis Lam. - Flia. Leguminosas.
Nombre popular: Trebol de olor amarillo


La buena preparación de la cama de siembra asegura una buena emergencia y posterior rendimiento.

EXOTICAS
AUTOCTONAS
POSCOSECHA
 ORGANICO 
B.P.A. y B.P.M.
  DOÑA DOLORES  
  PRINCIPAL  
  HERBOCIENCIA  

  TREBOL DE OLOR AMARILLO, MELILOTO

  Nombre científico: Melilotuus officinalis Lam.   Familia: Leguminosas.

  Otros nombres populares: Meliloto, meliloto oficinal, trebol dulce, trebol de olor. Alemán, Steinklee; inglés, melilot, yellow melilot, yellow seet clover; portugués, trevo cheiroso, trevo de cheiro, trevo de carvalho, corôa de rei, anajá cheiroso.

  Lugar de origen: Europa. Naturalizada y cultivada como forrajera en diversas partes del mundo. Cultivada también para uso en la industria farmaceútica.

DESCRIPCION

Hierba anual o bienal que alcanza una altura media de 0,80 m, muy ramificada y raíz pivotante, frecuente en campos incultos. Hojas alternas trifoliadas, con folíolos dentados de forma obovada-oblonga, estípulas enteras soldadas con el pecíolo. Flores pequeñas de color amarillo, agrupadas en racimos cortos semejantes a espigas. Fruto legumbre aovada, lisa y con costillas transversales, de 2 mm de diámetro que contiene una sola semilla, a veces dos.

Toda la planta despide un fuerte aroma a cumarina, especialmente cuando es restregada.

Parte utilizada:

Las hojas y las sumidades floridas secas, a los fines medicinales.

Melilotus officinalis no se halla monografiada en la Farmacopea Nacional Argentina.

COMPONENTES QUIMICOS AISLADOS

El principal componente y al cual se debe su aroma, es el glicósido cumarina, C9H6O2, que es la lactona del ácido ortohidroxicinámico. Este glicósido es soluble en alcohol, cloroformo y éter y se presenta en forma de cristales prismáticos, incoloros, de olor fragante y sabor amargo.

La dicumarina, dicumarol o antiprotrombina, C19O6H12, que se produce por fermentación del forraje cuando el forraje ha sido dificientemente henificado, es utilizada en medicina humana para el tratamiento de trombosis.

Melilotus officinalis ha sido mencionado también como planta capaz de acumular nitratos en cantidades nocivas. Kingsbury (1964:43).

Existen diversas especies del género Melilotus de las cuales la mayoría contienen cumarina, que se transforma en dicumarina, dicumarol o antiprotrombina al ser mal ensiladas o henificadas. La dicumarina es una sustancia anticoagulante responsable de hemorragias internas generalizadas muy características, que sufren los animales cuando ingieren de dicho forraje.

Suelo y Clima

Es poco exigente con respecto a suelos, prospera en terrenos arenosos, calcáreos, arcillosos secos y pobres, pero se destaca en el comportamiento sobre terrenos bajos, alcalinos y/o salinos, y por su resistencia a la sequía y la tolerancia que tiene a condiciones de anegamiento en grado variable según otras condiciones edáficas asociadas.

Clima templado húmedo o subhúmedo, son los más favorables; si bien melilotus, por su raíz pivotante tiene menores exigencias en humedad que otras leguminosas.

Si bien melilotus es una especie que se adapta a un amplio rango de condiciones climáticas y edáficas, su mejor crecimiento se logra en suelos bien aireados, de buena fertilidad y humedad, con pH óptimo de 6,5 a 7,5 y buena iluminación.


 CULTIVO

Se reproduce por semillas.

La siembra puede realizarse preferentemente en otoño, aunque también a fin de invierno principios de primavera, en el terreno definitivo sobre un suelo muy bien preparado y nivelado, dado que se trata de semillas muy pequeñas (P1000 = 1,45 g).

El suelo preparado debe suministrar las condiciones adecuadas para la germinación, como un buen contacto semilla - suelo y una rápida imbibición; también la emergencia de las plántulas debe producirse sin impedimentos físicos como la presencia de costras o terrones del suelo de excesivo tamaño y por último el establecimiento de las inicialmemnte débiles plantas no debe ser afectado por la competencia de malezas, por deficiencias de agua o la presencia de cámaras de aire en el suelo que puedan provocar la muerte prematura de raíces. En síntesis: la cama de siembra debe ser fina, firme, bien nivelada, con adecuada humedad en superficie y libre de malezas.

La siembra puede realizarse a chorrillo en línea distanciadas 15/25 cm o al voleo, tapando la semilla con rastra de dientes muy cortos o inclinados, cadenas o rastra rotativa enganchada en sentido contrario al normal. La semilla debe quedar a unos 2 cm de profundidad máximo, cuidando que sea homogénea para posibilitar una emergencia simultánea de las plántulas. Para la siembra puede emplearse una sembradora con cajón forrajero o la sembradora de grano fino.

La densidad de siembra debe ser tal que permita obtener alrededor de 300/500 plantas por metro cuadrado. En general las recomendaciones indican sembrar entre 8 y 12 kg/ha según la calidad de la semilla.

Debido al alto porcentaje de semilla dura se aconseja la escarificación. Esto puede hacerse usando agua, caliente o fría, escarificación mecánica y otros métodos.

La inoculación a la siembra es importante ya que por tener poca especificidad pueden nodular con cepas nativas poco eficientes., Convendría pelletear las semillas para colocar el Rhizobium inoculado en mejores condiciones de competencia. Incluso el pellet puede contener Ca, P o Mo.

Es una especie de facil implantación y de resiembra anual abundante, aunque durante esos períodos es exigente en luz y humedad del suelo.

En nuestro país, para uso como forraje, ha sido utilizado el cultivar "Madrid", variedad bienal de origen español, de buen vigor de plántula, mediana altura, follaje resistente a heladas en otoño y alta relación hoja/tallo, ciclo medio a corto y buena producción precoz de semillas.

Nutrición

Las leguminosas fijan simbioticamente el Nitrógeno del aire, un proceso muy importante por el cual se pueden cubrir casi el 100% del Nitrógeno total requerido por la planta, si bien ello es dependiente de diversos factores, principalmente del suelo.

El fósforo es un nutriente especialmente importante pues es esencial contar con altos niveles de fósforo disponible para una máxima fijación de nitrógeno. La determinación de la cantidad necesaria convendrá establecerla mediante análisis del suelo

El calcio ha sido reconocido como necesario particularmente en leguminosas por su acción sobre el pH.

Labores culturales

Mantenimiento del cultivo libre de plagas y malezas es la principal labor a realizar.


 COSECHA

La proporción de cumarina aumenta hacia la floración y es mayor en hojas nuevas y yemas.

El inicio de la floración indicará el momento para iniciar el corte de las plantas, que se podrá hacer con guadaña u hoz en cultivos pequeños o mecánicamente en extensiones grandes.

La altura de corte estará indicada por la altura de las hojas basales, para no recolectar excesivos tallos.

El producto de la cosecha se deja secar preferentemente a la sombra para después proceder su despalizado, acondicionándola posteriormente para su venta. El oreo a campo puede producir una alta pérdida de hojas, por lo cual a veces no es conveniente. También puede desecarse en secaderos mecánicos.


Rendimiento

Materia seca: 6 y 9 tn/ha.


 USOS Y PROPIEDADES


Deulofeu et al.: (1969:418) - La acción del dicumarol se debe a que inhibe la formación en el hígado de la protrombina, anulando la participación de la vitamina K en algún complejo enzimático. La administración de vitamina K restituye la función.

Ragonese y Milano : (1984:168) - En Estados Unidos se ha señalado una grave intoxicación en el ganado que se origina cuando los animales son alimentados, casi exclusivamente, con forraje mal ensilado o henificado de especies de Melilotus.


 Bibliografía

Kingsbury, J.M.: (1964) Poisonous plants of The U.S.A. and Canada - U.S.A. - 43 - 626 pp.

Deulofeu, V; Marenzi, A.D. y Stoppani, A.O. (1969) Química Bilógica, Bs.As., El Ateneo, 9na. Ed., 418 - 1325 pp.

Cabrera, A.L. y Zardini, E.M..: (1978) Manual de la Flora de la Provincia de Buenos Aires - Buenos Aires, Ed. Acme, 2da. ed., 342 - 755 pp.

Font Quer, Pío: (1980), Plantas Medicinales - El Dioscórides Renovado - Barcelona, Ed. Labor, 6ta. ed., 368 - 1.033 pp.

Ragonese, A.E. y Milano, V.A.: (1984) Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería, Vegetales y substancias tóxicas de la Flora Argentina, Bs.As., T.II, 2da. Ed., Acme, 168:413



   
Google

Realizado con el programa Situs 2004