TRABAJOS CIENTIFICOS
Plantas medicinales, aromáticas y tintóreas.

¿Qué habría que hacer para que no sigamos haciendo las preguntas de hace 50 años?.

   
EXOTICAS
AUTOCTONAS
POSCOSECHA
 ORGANICO 
B.P.A. y B.P.M.
  DOÑA DOLORES  
  PRINCIPAL  
  HERBOCIENCIA  

MISCELANEA
REQUISITOS Y TEMAS
PUBLICACIONES
LINKS

Boletín SAIPA - Sociedad Argentina para la Investigación de Productos Aromáticos
Volumen I - Boletín N 3 - Set-Dic 1962 - pág 40 a 43.


EL "JAZMÍN DEL PAÍS" EN LA INDUSTRIA PERFUMÍFERA
Por V. A. Milano y E. P. Molinari **

* Ingeniero Agrónomo y Profesor en Ciencias Naturales respectivamente - Investigadores del Instituto de Botánica Agrícola (INTA).


Con el nombre de "jazmín" se conoce una serie de plantas pertenecientes a diversas familias botánicas, cuyas flores recuerdan por su forma, color o aroma a los auténticos jazmines.

Los verdaderos jazmines, considerados desde el punto de vis ta botánico, pertenecen al género Jasminum, de la familia de las Oleáceas, caracterizada principalmente por tener su androceo representado por dos estambres insertados en el tubo de la corola.

El género Jasminum comprende unas 350 especies originarias en su mayoría de las regiones templadas, subtropicales y tropicales de Eurasia y Oceanía extendiéndose en una franja geográfica que va desde las Islas Azores y Canarias, en el Atlántico, región de la cuenca del Mediterráneo, África, Asia Menor, Medio Oriente, este y sudeste de Asia, Malasia, hasta Australia y Polinesia, siendo algunos citados para América tropical.

Los "jazmines" son arbustos apoyantes o trepadores, con flores blancas o amarillas, raramente rojas, agrupadas en vistosas inflorescencias.

Teniendo en cuenta que en nuestro país se cultivan solamente dos especies con flores rojas muy poco conocidas, podemos dividir a los verdaderos jazmines en dos grupos, los de flores amarillas y los de flores blancas; este último posee las especies con flores de más delicada fragancia.

El grupo de verdaderos "jazmines" con flores blancas es numeroso, recurriéndose para su clasificación a caracteres foliares.

La especie utilizada en la industria perfumífera pertenece a la serie o sección que posee hojas opuestas y pinadas, es decir hojas con 5 o más hojuelas o folíolos y es dentro de este grupo la única que se cultiva en nuestro país y se la conoce con el nombre científico de Jasminum officinale Linneo.

Debemos aclarar que no es la especie típica la que se cultiva para perfumera, sino una forma derivada de una variedad de J. officinale, caracterizada por sus flores de más de 2 cm de diámetro y su corola persistente que se marchita en la planta y cuyo nombre científico completo es J. officinale var. grandiflorum f. persistenflorum.

Es originario del N. O. de India, oeste del Himalaya y S. de China y se le conoce en nuestro país con los nombres vulgares de "jazmín del país", "jazmín de España", "jazmín real" y "jazmín de Cataluña".


Jasminum officinale var.
grandiflorum f. persistenflorum.

Este jazmín asiático se cultiva como perfumífero en China e India y su esencia constituye uno de los famosos perfumes de Oriente, aunque también se ha difundido su cultivo en Europa, principalmente en el sur de Italia (región de Calabria) y mediodía de Francia, obteniéndose esencias reconocidas por su alta calidad.

En la India, en zonas de clima subtropical, se cultiva preferentemente con riego y fertilizantes como si se tratara de un cultivo floral; en nuestro país se han intentado algunos cultivos esporádicos, de carácter industrial, en las provincias del noroeste.

Para su cultivo requiere suelos frescos y sueltos y aunque es resistente a las bajas temperaturas de la zona templada, para obtener una abundante y prolongada floración es necesario cultivarlo en zonas de clima cálido, donde florece desde primavera hasta otoño; generalmente se multiplica por gajos o injertos sobre pie de Jasminum officinale.

La cosecha de las flores se realiza por la mañana a pleno sol, una vez que se ha levantado el rocío para obtener flores bien secas, ya que húmedas pueden iniciar un proceso de fermentación que altera la calidad de la esencia; las flores se recogen con sus pedicelos y se colocan cuidadosamente en cestos e inmediatamente se llevan a las plantas de extracción.

La obtención de esencia de buena calidad se logra por medio del "enfleurage", extrayendo el aroma de las flores por contacto con sustancias grasas, procedimiento que poco a poco viene siendo reemplazado por la extracción con solventes volátiles, particularmente con éter de petróleo.

Los constituyentes químicos principales de esta esencia son el acetato de bencilo y el linalol.

En la actualidad se obtiene una esencia, de jazmín de origen sintético, pero que no posee la fragancia y la calidad de la obtenida de las flores.




   
Google

Realizado con el programa Situs 2004