Philodendron bipinnatifidum Schott.
Flia.: Aráceas - Nombre popular: Güembé
Conocemos bastante de morfología botánica, pero los aborígenes saben más de las especies y sus aplicaciones.

   
EXOTICAS
AUTOCTONAS
POSCOSECHA
 ORGANICO 
B.P.A. y B.P.M.
  DOÑA DOLORES  
  PRINCIPAL  
  HERBOCIENCIA  

 GÜEMBÉ

Nombre científico: Philodendron bipinnatifidum Schott.

Familia: Aráceas.

Otros nombres populares: Mbuambé (guaraní), filodendro (Argentina, en jardinería); imbé, aimbé (Paraguay); cipó imbé, imbé de comer (Brasil).

Martínez Crovetto (1981:25) menciona que con el nombre popular "güembé" son también denominados Ph. selloum C. Koch y Ph. tweedianum Schott.

DESCRIPCION

Planta perenne epífita o terrestre, de grandes hojas pecioladas, profundamente sagitado-pinatífidas, bipinatífidas o pinatipartidas, con largas raíces adventicias. Flores monoicas en espádices, las masculinas en la parte superior. Espata herbácea de color verdoso exteriormente. Fruto baya.

La baya y el eje carnoso (infrutescencia) son comestibles.


HABITAT

Hierba de regiones tropicales y subtropicales de Brasil, Paraguay y Argentina. En Argentina es propia de la provincia de Misiones, donde se la ve vegetando sobre los árboles de la selva , con largas raíces adventicias que llegan hasta el suelo.

PARTE UTILIZADA

Hojas, tallos, corteza de raíces y raíces aéreas, infrutescencia, zumo de las hojas, etc.

Esta especie no figura monografiada en la Farmacopea Nacional Argentina.

COMPONENTES

Si bien diversos autores citan lo nocivo de esta especie vegetal, he encontrado solamente citas respecto a problemas causados por la misma, pero no respecto de sus componentes, tal el caso citado por Ragonese y Milano (1984:81) que mencionan el caso de un niño atendido en el Hospital Policlínico de la ciudad de La Plata (provincia de Buenos Aires), afectado por una fuerte irritación de la mucosa bucal y esofágica después de comer trozos de güembé.

 CULTIVO

Esta especie es aprovechada en medicina popular a partir de la recolección de ejemplares silvestres o de plantas utilizadas como ornamentales.

REPRODUCCION

Se reproduce con facilidad a partir de trozos de tallos y, es así la práctica usual de multiplicación.

 USOS

Montenegro, P.: (1711:202) dice textualmente "La fruta del Guembé para los hombres flemáticos, y que abundan de humores gruesos y viscosos, es único remedio tomando una grande, ó dos pequeños en ayunas, y tráz de ellas una baso de agua fría, ó al principio de la comida, bebiendo dicha agua fría táz ella, porque despega todos los humores frios reumaticos y viscosos de las vias por donde pasa, dejando descargado el estómago y vientre de cosas asentadas y detenidas, como se vé por la evacuación, que luego á la hora despues de comida causa."

"El marlo de su fruto acabado de comer sus granos, estregandose los lamparones abiertos con él, por espacio de ocho ó diez días, los deseca y quema, y los cura: -y lo mismo hace con las escrofulas y lobanillos abiertos, ó cuando comienzan á levantarse las abiertas, quemando con suavidad sucestil, y sin abrir las recientes, resolviendo el humor crudo y grueso de que se forman con admiración."

"Iten.- Sus marlos secos tres ó cuatro de ellos, puestos sobre brazas, y dando con ellos sahumerio á los miembros baldados por frialdad, ó humedad los cura, desopilando los nervios y músculos con gran calor y sequedad:-y socorre con admiración á los temblores paroximales por causa fria, ó humedad, y á los que han tomado mantenimientos muy fríos ó venenosos, tomando dicho sahumerio sociegan sus accidentes.- Lo mismo hace con todos los mordidos de animales de venenos fríos, y á falta da los marlos sirven sus ojas secas, aunque no tan eficaces."

"Las cortezas de sus raices quemadas y hecho cenizas son único remedio para matar las lombrices y gusanos, tomando de su polvo media dragma, (que es peso de un medio real plata,) una ó dos veces, es lo mejor tomar de las cojidas de tres ó cuatro años, como son las de las esteras viejas, y para tomarse con mas seguridad se puede tomar en un huevo blando pasado por agua, bien incorporado una ó dos veces, según la nesecidad lo pidiere. Dicho remedio arranca el ahito asentado en el estomago, echándolo por abajo, ó por vomito medio cuarto de hora después de tomado, es aprobado remedio."

"Esta planta se conoce ser procreada del Planeta Sol, pues todas sus partes lo están diciendo, como se vé, que en partes algo frias no fructifica, por ser poco ayudada y fortalecida de él: tiene grandes influencias de Marte, porque es enemiga de los coléricos, y atrahe mucho de la tierra con sus raices, por lo mucho que ella recive de la Luna, y por eso es tan venenosa cojida en creciente de luna."

"El Guembé es una de las mas hermosas plantas, que se halla en el Orbe, entre todas cuantas se pintan y escriben los autores, q. hasta hoy sepamos han tratado de esta materia, y solo veo se halla en esta America en temples muy calidos y húmedos: es hermosa, y muy deleitosa asi á la vista, como su fruto gustoso y medicinal á la naturaleza humana. Es dotado de un verde claro, tersas sus ojas, muy densas en sustancia, de notables hendiduras, de ancho de á tres cuartas, y algunas de á vara, proporcionalmente largas, compartidas cada una de ellas en tres puntas ó globos, y del pie de cada oja sale como una bayna larga de á cuarta, y muchas de á tercia: dentro de dicha bayna tiene un modo de espiga, ó marlo, en el cual están ácidos ciertos granillos muy menudos de que se viste dicha espiga interna, toda ella claveteada de alto abajo: esta bayna á los quince dias de producida se abre á modo de lanterna, dejando cerrado el extremo, sacando al Sol y sereno su fruto, mostrando todo lo interior un blanco terso como la plata; al cual se entran ciertas mosquitas coloradas, y se apegan en contorno del tallo ó espiga interna, por estar piramidal puesto en medio de su bayna ó linterna, y no se salen de allí hasta que dicha bayna se vuelve á cerrar, quedándose ellas pegadas á la tercera parte de la espiga, en la parte mas baja, que es la que sazona y da el fruto, el cual es dulce: su armazón á modo de pina compuesta de granos grandes, como aquellos del maíz blanco; pero mas largos, compuesto cada uno de ellos de muchos muy menudos, como aquellos de la adormidera blanca, muy agudos y ardientes, si se estrujan entre los dientes, todos ellos entrados ó congregados con una sustancia dulce muy viscosa, fria y húmeda, la cual impide y embota su agudeza y mordacidad, de suerte que puede comerse, y ser sustento del hombre, y de animales terrestres y bolatiles: de suerte, que hasta los gatos madrugan á hurtar su fruto., siendo de complesion tan calientes y secos como son los cuales; á pocos dias que lo han comido arman unos con otros graves y sangrientas pendencias, después de las cuales he observado se bán secando y pelando, de suerte que vienen á morir á los cuatro ó cinco meses, y conozco es la causa el faltarles agua después de haberlos comido, que á tenerla á mano la bebieran, y no se les pegaran los granillos á las entrañas; infundiéndoles sumo ardor y sequedad, lo cual hace con todo hombre, que no los come con cautela, mayormente si es colérico, y no halla humores flemáticos y viscosos que templen su mordacidad corrociba y tan aguda, y aún los tales es bien beban acabados de comerlos un baso de agna en ayunas, ó al principio de la comida, porque de tomar vino tráz ellos, á vai'ios han puesto en graves congojas, y á no echarlos se fueran resecando, y deshaciendo lo interior, como hizo á dichos gatos alzados al hurto en la Doctrina de la Concepción, á donde yo lo observé."

"Las mosquitas dichas atráx son producidas de ciertos ojos, que tienen en el tronco de las ojas que se han caído al creciendo con las demás pegados al fruto de un modo viscoso, ó recina, qus por allí despide, ó por calidad suya propia, ó por algunos vientos de corrupción, que de las lluvias se convierte aquel humor en vivientes, de cualidades ígneas, y venenosas, porque las tales moscas son mas ardientes y venenosas que las cantáridas, y estoy cierto, que tendrá poco, ó ningún remedio su veneno, hasta cuatro ó seis de ellas en bebidas ó comida: probocan lujuria."

"Una de estas plantas se hallan cu tierra; pero lo ordinario se hallan pendientes de los arboles en sus troncos, á donde las caliente el Sol, tirando sus raices á tierra para sustentarse, tantas le son necesarias para subir el humor para su produccion. Esta planta se produce de los granillos atráz dichos, después de haber estado en los estómagos y entrañas de los vivientes, y no de otro modo, como se vé por la experiencia, por ser tal su sequedad y calor, que nesecita ser primero digerida, ó perdida la mitad y mas de sus cualidades de fuego."

"De la piel de sus raices se hacen varios tejidos de cestillos, cedazos, esteras para estrados y salas: sogas fortisimas para el uso de norias, para marinería, y se sirven los naturales de ella para muchas cosas que pretenden atar muy fuerte, como son sus flechas, arcos &c."

"Todas sus partes, menos aquel humor viscoso que se come, que dije ser frió, ó á lo menos muy templado, son venenos calientes y seco, poco menor que el solimán, porque vemos quema la parte á que se aplica, asi mismo la abraza y enciende, aún con mayor presteza, como lo muestra la experiencia. Es caliente y seco al fin del cuarto grado." (sic)

Domínguez, J.: (1928:33,34,43) refiere que el güembé (Phyllodendron spp.) figura mencionado en las crónicas del jesuíta P. José Guevara S. J. en su "Historia de la Conquista de Paraguay, Río de la Plata y Tucumán", cuyo libro I, parte II, pp. 53 a 123 al tratar sobre la flora y la fauna lo menciona, lo que también hizo el religioso Martín Dobrizhoffer en 1784 en su "Historia de Aboponibus equestris bellicos aque Paraquariae natione" en su descripción de 96 especies de información que recogiera personalmente y de la proporcionada por el P. Tomás Faulkner (Tomo I, pp. 382 a 473). También cita a Féliz de Azara, cuya "Descripción e historia del Paraguay y del Río de la Plata" de 1847, vol. II, 4, en el T. I, cap V, donde escribe "De los vegetales indígenas", hace un tratamiento somero de diversas especies entre las que incluye al güembé.

Ragonese, A. y Martínez Crovetto, R.: (1947:160) al tratar sobre Ph. sellooum, citan a Azara, quien a fines del Siglo XVIII estuvo en Paraguay, quien al referirise al "Güembé" (que no identifica botanicamente) refiere "la planta parásita güembé crece en las horquillas más elevadas de los mayores árboles, cuando su interior comienza a pudrirse... esta planta produce una espiga enteramente semejante a la del maíz, así como las semillas, que se comen con mucha frecuencia porque tienen un gusto un poco dulce".

Ragonese, E. y Milano, V.: (1984:81) menciona que la corteza y las raíces aéreas son utilizadas por los indígenas como textil para la fabricaicón de cuerdas, cordeles, cintas, etc. y que, en medicina popular se utiliza como anticonceptivo, vermífugo, antiséptico, etc., además de como insecticida. Cita también que es cultivada como ornamental.

Toursarkisian, M.: (1980:68) al citar a diversos autores, menciona el uso enumerado por aquellos: Pío Correa (1909:87) antirreumático, antiochitico, etc. (hojas), drástico (raíz); Bertoni (1928:122) insecticida (hojas); Crisci y Gancedo (1971:285-302) antisético, antirreumático, antiorchitico, diurético, vulnerario (partes vegetativas).

Ratera, E. y Ratera, M.: (1980:120) menciona que hojas, tallos y raíces tienen propiedades medicinales y que el zumo de las hojas se usa para la curación y cicatrización de heridas, agregando que las raíces tienen propiedades purgantes.

Boelcke, O.: (1989:85) la describe como planta epífita o terrestre que crece en la provincia de Misiones y tiene múltiples usos en comunidades indígenas y por lugareños: comestible, medicinal, textil, insecticida y en la confección de herramientas. Cultivada como ornamental al igual que Ph. undulatum y Ph. tweedianum.


 Bibliografía

De Montenegro, H. P.: (1711), Materia Médica Misionera, 202 - 416 pp.

Ragonese, A. y Martínez Crovetto, R.: (1947) Plantas indígenas de la Argentina con frutos o semillas comestibles - Buenos Aires. En: Min. Agric., Dir. Nac. de Lab. e Inv., Inst. de Botánica. Publ. Téc. N 9. Extraído de la Revista de Investigaciones Agrícolas, T. I, N 3, pág. 160.

Domínguez, J. A.: (1928), Contribuciones a la Materia Médica Argentina, Bs. As., Ed. Peuser, 33,34,43 - 433 pp.

Cabrera, A.L. y Zardini, E.M..: (1978) Manual de la Flora de la Provincia de Buenos Aires - Buenos Aires, Ed. Acme, 2da. ed., 663 - 755 pp.

Toursarkissian, M.: (1980), Plantas medicinales de la Argentina - Bs. As., Ed. H. Sur, 9 - 178 pp.

Ratera, E y Ratera, M: (1980), Plantas de la flora argentina empleadas en medicina popular - Bs. As., Ed. H. Sur, 120 - 189 pp.

Martínez Crovetto, R.: (1981) Plantas utilizadas en medicina popular en el Noroeste de Corrientes - Tucumán, Argentina, Min. Cult. y Educ. - Fundación Miguel Lillo, 25 - 139 pp.

Ragonese, A.E. y Milano V.A.: (1984) Vegetales y Substancias Tóxicas de la Flora Argentina - Enciclopedia Arg. de Agric. y Jard., Ed. Acme, 2da. ed., T. II, Fasc. 8-2, 81 - 413 pp.

Boelcke, O.: (1989:121) Plantas vasculares de la Argentina - Bs.As., Ed. H. Sur, 2da. reimpresión, 85 - 369 pp.



   
Google

Realizado con el programa Situs 2004