Fagara coco (Gill.) Engl. - Flia.: Rutáceas
Nombre popular: coco
El inventario del total de las especies que habitan un área de recolección es lo primero que debe hacerse.
   
EXOTICAS
AUTOCTONAS
POSCOSECHA
 ORGANICO 
B.P.A. y B.P.M.
  DOÑA DOLORES  
  PRINCIPAL  
  HERBOCIENCIA  

 COCO,   SAUCO HEDIONDO
Nombre científico: Fagara coco (Gill.) Engl.

Familia: Rutáceas.

Sinónimos: Zanthoxylon coco Gill.

Otros nombres populares: Cochucho, sauco hediondo, c'co, curá turá


Hijuelo al pié del tronco del "Coco"
DESCRIPCION

Arbol que se lo suele encontrar en grupos aislados o solitario, nunca formando bosquecillos continuos, pequeño o mediano de entre 6 y 8 m de altura * y follaje perenne, generalmente con aguijones en la corteza del tronco, esta de color pardo amarillento o grisáceo, dioico, de follaje persistente. Ramitas inermes o con aguijones.

Hojas compuestas, imparipinnadas, también con aguijones herbáceos dispuestos en pares, por lo común con 4 a 9 pares de folíolos, glabros, crenados aserrados, con puntos glandulares entre las crenas y el limbo foliar. Raquis acanalado en la parte superior interrumpido en la zona de inserción de los folíolos y con un par de glándulas.

Flores pentámeras dispuestas en inflorescencias paniculiformes. Fruto, foliculo esférico parcialmente dehiscente, semillas negruzca, brillante. Toda la planta tiene olor desagradable.

En Córdoba comienza a florecer desde mediados de Agosto y pueden hallarse frutos ya desde octubre.

* En las provincias del N. O. Argentino este árbol es más vigoroso y alcanza mayor altura.

HABITAT

Argentina y Bolivia. En nuestro país se lo encuentra en el Parque Chaqueño-Serrano donde constituye una de las especies más características (Sierras Pampeanas de Córdoba, San Luis, Catamarca, La Rioja y sierras subandinas de Tucumán, Salta y Jujuy).


Hoja y brote del año

  • En Tucumán se lo halla especialmente en el nivel inferior de la selva y en la zona de trancisión entre la selva y el parque chaqueño. Es la especie más común de Fagara.

  • El aspecto general del monte serrano es el de un bosque de regular densidad y mediana altura, porque sus árboles más elevados, el Quebracho blanco y el Quebracho colorado no exceden mucho de 20 metros. Sus colores son claros, porque el único árbol de un verde oscuro, el Coco, casi nunca se encuentra dentro de sus linderos.

  • Una curiosidad es que la localidad de "Los cocos" en la provincia de córdoba (Argentina) debe su nombre a este árbol.

PARTE UTILIZADA

Corteza y follaje.

Esta especie no figura monografiada en la Farmacopea Nacional Argentina.

COMPONENTES

Contiene diversos alcaloides en el follaje y la corteza. En el follaje se ha encontrado eskimmianina, alocriptopina, fagarina, fagarina II y fagarina III; de la corteza se han aislado: fagarina, N-metiliso-coridina, eskimminianina, a-fagarina, fagarina II, magnoflorina, nitidina, cheleritrina, berberina, palmatina y candicina.

 CULTIVO

Esta especie es aprovechada a partir de la recolección de ejemplares silvestres.

No es una especie que tenga actualmente uso popular manifiesto.

REPRODUCCION

Se reproduce con cierta facilidad a partir de semillas. En su hábitat natural se lo encuentra sobre suelo bien provisto de materia orgánica.

 USOS

Hieronymus: (1882:53) para Zanthoxylum coco Gill, n.v. coco (Córdoba), cochuchu (Tucumán), sauco hediondo (Salta). Distribución geográfica: Córdoba, San Luis, Tucumán, Salta. Bolivia.

Altura mayor del árbol, 12 metros; diámetro mayor del tronco 3/4 metro.

Las hojas del coco se emplean para obtener un color oscuro. Pretenden que se cura la jaqueca aspirando el aroma de la flor. La corteza y las hojas tienen propiedades sudoríficas, diuréticas y astringentes. La madera es de color amarillo y tiene lindas vetas; sirve para muebles, mostradores de tienda y también para construcción de ranchos, cercos, etc. La corteza del tronco se usa para curtir cueros.

Domínguez, J.A.: (1928:100) para Faga coco, la enumera como planta diafórica argentina.

Boelcke, O.: (1989:100) la menciona como planta del centro y NOA argentinos, forestal y medicinal.

COMENTARIO

En una oportunidad el autor se lastimó una mano con una punta de rama de "coco" recién quebrada, y la mano estuvo inflamada casi un diez por ciento de su tamaño durante más de dos días.

Si se restregan entre las manos hojas de "Coco" y después se inhalan profundamente, el olor queda adherido por muchos minutos a las fosas nasales, de suerte tal que dan ganas de restregarse la naríz para eliminarlo. Tampoco de las manos sale rápidamente el aroma, que es bastante desagradable.


 Bibliografía

Hieronymus, G.: (1882), Plantae Diaphoricae Florae Argentinae - Bs. A.s, Ed. Kraft, 53 - 404 pp.

Domínguez, J. A.: (1928), Contribuciones a la Materia Médica Argentina, Bs. As., Ed. Peuser, 95 - 433 pp.

Stucker, G.V.: (1930), Contribución al estudio del Fagara coco, Congreso Internacional de Biología, Montevideo, Oct. 1930.

Fernández Rua, R.: (1933), El alcaloide de la corteza del Fagara coco: la fagaridina, Córdoba, folleto - 12 pp. y tablas.

Boelcke, O.: (1989) Plantas vasculares de la Argentina - Bs.As., Ed. H. Sur, 2da. reimpresión, 171 - 369 pp.



   
Google

Realizado con el programa Situs 2004